Un reconocimiento a quienes nos brindaron una segunda oportunidad de vida

    Más leído

    La generosidad es la virtud del don.  Ya no se trata simplemente de “dar a cada uno lo suyo” sino de regalarle –ante la desgracia- de lo que no es suyo, lo que le falta, lo que tienes.  Que la comprensión, el respeto y la humildad, pero ante todo, el amor al prójimo es sin duda posible (si damos a alguien algo que, sin pertenecerle siquiera según la ley, le corresponde de alguna manera, por ejemplo, cuando apoyamos al desvalido), más no necesario ni esencial para la generosidad. De ahí el sentimiento que podemos tener a veces de que la justicia es más importante, más apremiante, más necesaria que aliviar el dolor del caído; a su lado la generosidad semeja un lujo, un suplemento, una debilidad del alma (al ignorar la generosidad, la turba ejerce linchamiento).

     

    “Debemos ser justos antes que generosos”,- decía Chaumfort-,  sin duda, pero en el socorrismo se nos inculcó el ideal de la preservación de la vida humana antes de las causas o circunstancias del evento: no somos jueces de nuestro hermano de dolor.

    - Publicidad -

    La generosidad de estos hombres y mujeres es más subjetiva, más singular, más afectiva, más espontánea; en tanto que la justicia, incluso aplicada, conserva algún elemento de objetividad, de universidad, algo de intelectual y reflexivo.  Tal vez la generosidad del rescatista que expone vida y salud, se deba más al corazón o al temperamento y la justicia más a la inteligencia o a la razón.  Aquí los derechos y la preservación de la vida son el único dogma que guía la razón del paramédico; no actúa en función de tal o cual texto, de tal o cual ley, sino más allá de toda ley humana en cualquier caso, y se conforma a las solas exigencias del amor, de la moral o de la solidaridad que es un atributo que radica en el corazón de estos hombres; antes que una virtud o un valor, ser solidario es pertenecer a un conjunto –in sólido- cuya eficacia para mayor gloria de nosotros es contar con los elementos y vehículos para velar por la ciudadanía en los lugares más ignotos ante las condiciones más severas en todo momento.

     

    Felicitaciones en este su día, a los paramédicos, socorristas, policía de montaña, a vulcano, al Dr.. Alejandro Garrido, a mi bro ex montañista Flama, Enrique Hernández y al titular de la Coordinación Estatal de Protección Civil José Antonio Ramírez Hernández, por velar de la integridad del personal, por acompañarles e infundirles espíritu de entrega durante los rescates críticos; siempre preocupado por los peligros a que se exponen especialmente durante la presente pandemia en que han debido realizar rescates de personas afectadas por Covid- 19, por lo que a varios los ha remitido para su valoración inmediata.

     

    Guillermo Torres Zavaleta  cofundador del Grupo Alpino Tlaxcallan (1978).

     

    More
    - Publicidad -
    - Publicidad -

    Más artículos

    - Publicidad -
    - Publicidad -

    Reciente

    Log In

    Forgot password?

    Forgot password?

    Enter your account data and we will send you a link to reset your password.

    Your password reset link appears to be invalid or expired.

    Log in

    Privacy Policy

    Add to Collection

    No Collections

    Here you'll find all collections you've created before.