Nuevo caso de corrupción de la policía capitalina.

Después de arrollar y lesionar a una mujer, policía de Tlaxcala encubre huida de joven motociclista que en el centro de la capital arrolló y lesionó a una comerciante. 

La noche del miércoles, elementos de la policía municipal de Tlaxcala de nuevo hizo gala de posibles actos de corrupción y de la manera selectiva de hacer valer la ley, al permitir que un joven motociclista responsable de arrollar y lesionar a una mujer en calles del centro de la capital, pudiera evadir su responsabilidad y huir de manera impune, abandonando a la mujer afectada en un centro médico donde sus familiares se negaron a reparar el daño mientras él huía.

Los hechos se registraron poco después de las 19:15 horas, en la calle Miguel Lira y Ortega, en la periferia del mercado municipal, donde de acuerdo con testigos una mujer de poco más de 45 años de edad, de ocupación comerciante, fue embestida por un joven en motocicleta que circulaba posiblemente de manera imprudente, provocando que la afectada saliera por el aire golpeándose violentamente contra el suelo.

Asimismo, un tríciclo en el que transportaba sus productos fue derrumbado, provocando lesiones de consideración en la fémina que sangraba del rostro, además de daños materiales, hecho que fue reportado a la autoridad a través de una llamada al servicio de emergencias 911.

Al lugar arribaron varias unidades de la policía municipal, así como familiares del probable responsable, quienes tras abordar a los uniformados, exigieron que fuera trasladada a una clínica particular cerca a donde señalaron que sería atendida por un familiar del motociclista, siendo que, al tratarse de una fémina foránea a la capital no tenía posibilidad de contactarse con familiares para que la asistieran, por lo qué algunos testigos se negaban a que la autoridad accediera a la imposición de los familiones por posibles actos de corrupción.

Sin embargo, la mujer fue trasladada por una ambulancia de la capital al centro médico ubicado en inmediaciones de la Secretaría de Cultura, donde pese a las heridas de consideración fue obligada a esperar por más de una hora al arribo de un supuesto médico, familiar del joven que la arrolló, mientras que una mujer, quien se identificó como la madre del joven, la que fue identificada como Claudia N., comenzó a tornarse hostil contra la lesionada y los testigos del suceso que la acompañaron ante sospechas de un posible arreglo ilegal entre los uniformados.

Minutos después, de manera curiosa, los uniformados se negaron a asegurar al responsable, obligando a la mujer golpeada a que accediera a firmar un deslinde de responsabilidades referentes al incidente, situación que generó que entre la discusión y acciones de coacción, el joven identificado como Joshua N., abandono el lugar sin que los uniformados se lo impidieran, logrando sustraerse de la acción judicial.

Tras varios minutos de enojo por parte de vecinos del lugar por la situación, la madre del ahora prófugo alegó ser una persona influyente y con contactos que le permitían evadir la ley, siendo que de nueva cuenta, los efectivos policiales abandonaron el sitio, dejando a la mujer abandonada en el exterior de la clínica, donde incluso, pese a las promesas de costear la atención médica, la madre del responsable se negaba a afrontar el compromiso adquirido.

Poco después de las 20:00 horas, cuando familiares de la lesionada llegaron al sitio, fueron abordados por Claudia N., quien tras ofrecer una presunta versión alterada del suceso, pero como si nada y sin firmar algún documento los supuestos influyentes desaparecieron del sitio en cuestión de minutos abandonado a la afectada a su suerte.

Mientras tanto, la motocicleta implicada no fue remitida a disposición de la autoridad, empero, permaneció abandonada en el lugar de los hechos a resguardo de un efectivo policiaco, quien finalmente se retiró cuando sujetos desconocidos arribaron para sustraerla, desconociéndose el paradero del joven y su unidad motora, el cual incluso fue exhibido en redes sociales ante la posible complicidad de la autoridad en un acto de corrupción y tráfico de influencias.

× ¿Cómo puedo ayudarte?