Lastre…?

 

La ambición personal de la todavía diputada Marcela González Castillo le puede salir muy cara a la llamada 4T en Tlaxcala. Resulta que, por su interés de mantenerse en el Congreso local otros tres años, la bancada de Morena no ha logrado sacar adelante temas clave para el gobierno estatal.

Tal es el caso de la Ley Orgánica de la Fiscalía General de Justicia del Estado de Tlaxcala (FGJET), cuyo plazo para aprobarse vence este 30 de junio.

Tuvo que intervenir la propia titular del Poder Ejecutivo para poner orden y enviar al Congreso dicho trabajo legislativo; sin embargo, no se ha visto capacidad de operación política, lo que los congresistas atribuyen a que González Castillo está más interesada en litigar su integración a la próxima Legislatura, que en resolver los pendientes de la que está por concluir.

Y mientras el tiempo se le acaba a los actuales diputados, la soberbia de Marcela González, quien se debe tener presente es nuera del ex gobernador Sánchez Anaya ha truncado la productividad legislativa en perjuicio del estado.

Recordar que, entre los pendientes se encuentran nombrar al Secretario Ejecutivo del Sistema Anticorrupción y al titular del Órgano Interno de Control del mismo organismo, así como concretar los procesos de selección de dos magistrados del Tribunal de Justicia Administrativa de Tlaxcala.

Junto con la Comisión Especial que evaluará el desempeño del magistrado del Tribunal Superior de Justicia del Estado, Fernando Bernal Salazar, y determinar la ratificación o no de Edith Alejandra Segura Payán como integrante del Consejo de la Judicatura del Poder Judicial.

Será importante que, desde Palacio, se analice la viabilidad de seguir soportando a Marcela González como “operadora” en el Poder Legislativo, porque la falta de atención en asuntos de alta prioridad, puede meter en serios problemas al gobierno de ‘La Nueva Historia’.

× ¿Cómo puedo ayudarte?